Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2010.

Victoria identitaria en Italia

Italia: Lega Nord, contraria a la inmigraciòn, vencedora de las elecciones regionales regionales

ROMA — El controvertido movimiento anti inmigración Liga Norte es el verdadero triunfador de las elecciones regionales en Italia y condiciona el futuro de la coalición de centroderecha del primer ministro Silvio Berlusconi.

"La derecha gana montada en el carro de la Liga", tituló este martes en primera página el diario La Repubblica, resumiendo el resultado más impactante de los comicios del domingo y lunes.

"Victoria de Berlusconi y la Liga Norte", titula por su parte el influyente diario Il Corriere della Sera, que prevé importantes cambios en el gabinete de gobierno.

La Liga Norte, el movimiento fundado a inicios de los años 90 por el populista Umberto Bossi, presente sólo en las regiones prósperas del norte de Italia y que exige reformas de corte federalista, alcanzó un resultado "histórico", según comentarios de la prensa y analistas.

El representante del llamado "nacionalismo padano", por la Padania, una región norteña sin fronteras físicas y dominada por el río Po, que en 1996 defendía la secesión y la independencia de esa zona, prometió inmediatamente cumplir sus promesas: "Aplicar el federalismo fiscal".

La batalla a favor de las regiones más ricas, para que reciban más dinero del erario, es el primer desafío del movimiento, según anunció el mismo Bossi con tono triunfante el lunes por la noche tras conocer los excelentes resultados electorales alcanzados.

La coalición de centroderecha liderada por Berlusconi y aliada de la Liga Norte, en el poder desde 2008, se adjudicó seis regiones contra siete de la izquierda, a la que le arrebató cuatro regiones claves y mantuvo sus dos grandes bastiones: Lombardía (región de Milán) y Véneto.

"La Liga Norte obtuvo un resultado impresionante, ganó en las regiones más ricas de Italia. Esa es la gran lección de estos comicios", comentó a la AFP el politólogo francés Marc Lazar, especializado en Italia.

A nivel nacional, el partido de Bossi obtuvo el 12,7% de los votos, más del doble con respecto al 2005 (5,7%) y mejor que en las legislativas del 2008 (9,5%).

"Será una cuenta muy salada la que Berlusconi deberá pagar a la Liga", comentó Lazar.

Por primera vez en la historia, un líder perteneciente a la Liga Norte, Roberto Cota, gobernará el Piamonte, entre las zonas más industrializadas de la península, sede de Fiat y cuna del movimiento obrero italiano.

"El norte dejó de ser de izquierda. Por algo los obreros han abandonado a la izquierda", comentó Bossi, artífice del triunfo de su movimiento, presente en todo el territorio y particularmente cercano a la gente común.

"La Liga se parece al partido comunista italiano de antaño. Un partido de verdad, organizado, con emisora, diario y voluntarios apasionados, que creen", describe este martes el diario de Turín y de la Fiat, La Stampa.

El arrasador triunfo en Veneto (nordeste) de Luca Zaia, actual ministro de Agricultura, quien superó por primera vez al partido de gobierno de Berlusconi, el Partido de la Libertad, tras alcanzar el 37%, confirma el apoyo tanto de obreros, como de empresarios y agricultores.

"Bossi va a pedir no sólo reformas sino un Estado más ágil", comentó el editorialista del diario económico Il Sole 24 Ore.

Las elecciones regionales registraron también una fuerte abstención, ya que un tercio de los 41 millones de electores desertaron las urnas en un país que suele votar disciplinadamente.

Según Lazar, la abstención penalizó a Berlusconi e indica "un desprecio por una clase política que no tiene en cuenta los problemas económicos de su electorado".

El centroizquierda limitó por su parte el daño ya que el recién fundado Partido Democrático, segunda formación del país, tras dos años de arranque, alcanzó el 26% de los votos y se consolida como "el mayor opositor de berlusconismo", según el politólogo francés.


IDEGA apoia a reanudaciòn do traballo en ASTANO

IDENTIDADE GALEGA APOIA A PLATAFORMA RUMBO 21 NA SUA XUSTA REIVINDICACION DE FIN DO VETO A CONSTRUCCION NAVAL EN FERROL.

O GOBERNO SOCIALISTA DE MADRID, CON MINISTROS GALEGOS COMO JOSE BLANCO, NON APOIA O TECIDO INDUSTRIAL GALEGO.

IDEGA CON RUMBO 21


La plataforma Rumbo21 ha denunciado esta mañana que, «transcurrido más del 50% del período durante el que España asume la presidencia de turno de la Unión Europea», el Gobierno central «no se ha dirigido aún» ante las autoridades comunitarias para reclamar la supresión del veto que pesa sobre la construcción civil en Navantia Fene. Así lo han asegurado esta mañana en rueda de prensa los representantes de la plataforma, que ha dirigido a los diputados gallegos en el Congreso una carta en la que demandan la adopción de medidas ante el Ejecutivo de Zapatero.


Recuerdan las declaraciones de Joaquín Almunia, comisario europeo de Competencia, quien la pasada semana reconocía que el Gobierno no se ha dirigido a la Comisión Europea en relación con el astillero de Perlío. Sin embargo, señalan que el presidente del Gobierno sí se había comprometido «hasta tres veces que trataría el tema», ha dicho Ramón Yáñez, portavoz de Rumbo21.
En referencia al pronunciamiento de José Blanco, ministro de Fomento, en su reciente visita a la comarca, consideran que ha ofrecido «una respuesta evasiva». Blanco había supeditado avances en esta materia a la actuación de la propia Comisión Europea, por considerar el asunto como de su competencia.
Yáñez asegura que «ha habido muchas ofertas para introducir el tema en la agenda», pero que «en realidad, no está». Por ello, estima que «no nos queda más remedio que movernos».

Ramón Yáñez ha añadido que «no sólo se pide por el veto», sino que también reclaman «medidas para el futuro del naval en la ría de Ferrol». En el ámbito político, asegura que partidos como Unión Progreso y Democracia (UpyD) «han hecho movimientos en Cádiz» para que la carga de trabajo de sus astilleros no se resienta. «Quieren toda la carga para Cádiz», ha sentenciado.
Tras la reciente manifestación pidiendo la retirada del veto, sostiene que «tendría que haber sido unitaria» y que sindicatos «como Comisiones Obreras, si se quedaron fuera, fue porque quisieron». En cambio, aplauden que organizaciones como el BNG «cumpliesen con su compromiso de asistir», e incide en que «no excluimos a nadie».

lavozdegalicia.es



Manifesto de IDEGA 1

Introducción

La metapolítica no es otra manera de hacer política. No es en absoluto una "estrategia" que tratara de imponer una hegemonía intelectual; tampoco pretende descalificar a otras posiciones o actitudes posibles. Sencillamente, la metapolítica reposa sobre la constatación de que las ideas juegan un papel fundamental en las conciencias colectivas y, de forma más general, en toda la historia humana. Heráclito, Aristóteles, Agustín, Tomás de Aquino, René Descartes, Immanuel Kant, Adam Smith o Karl Marx provocaron en su día, con sus obras, revoluciones decisivas cuyo efecto aún se percibe. Es verdad que la historia es resultado de la voluntad y de la acción de los hombres, pero tal voluntad y tal acción se ejercitan siempre en el marco de un cierto número de convicciones, creencias y representaciones que les confieren un sentido y las orientan. La ambición de la IDEGA es contribuir a la renovación de esas representaciones sociales-históricas.

 Tribalismo y mundialismo, nacionalismo e internacionalismo, liberalismo y marxismo, individualismo y colectivismo, progresismo y conservadurismo se oponen, en efecto, dentro de la misma lógica complaciente del tercio excluso. Pero desde hace un siglo estas oposiciones fácticas enmascaran lo esencial: la amplitud de una crisis que impone una radical renovación de nuestros modos de pensamiento, de decisión y de acción. En vano, pues, se buscará en estas páginas el rastro de unos precursores de quienes nosotros no seríamos más que los herederos: la IDEGA ha sabido beber en las más diversas aportaciones teóricas que la han precedido. Practicando una lectura extensiva de la historia de las ideas, IDEGA no duda en recuperar aquellas que le parecen acertadas en cualquier corriente de pensamiento. Bien es cierto, por otro lado, que tal posición transversal provoca regularmente la cólera de los cancerberos del pensamiento, que se afanan en congelar las ortodoxias ideológicas con el fin de paralizar cualquier nueva síntesis que pudiera amenazar su confort intelectual.

 

I. Situaciones

Todo pensamiento crítico es, de entrada, una puesta en perspectiva de la propia época. Hoy estamos en un periodo de transición, un cruce de caminos en forma de "interregno" que se inscribe en el marco de una crisis mayor: el fin de la modernidad.

I.1. ¿ Qué es la modernidad?

La modernidad designa el movimiento político y filosófico de los tres últimos siglos de la historia occidental. Se caracteriza principalmente por cinco procesos convergentes: la individualización, por la destrucción de las antiguas comunidades de pertenencia; la masificación, por la adopción de comportamientos y modos de vida estandarizados; la desacralización, por el reflujo de los grandes relatos religiosos en provecho de una interpretación científica del mundo; la racionalización, por el imperio de la razón instrumental a través del intercambio mercantil y de la eficacia técnica; la universalización, por la difusión planetaria de un modelo de sociedad implícitamente presentado como el único racionalmente posible y, por tanto, como un modelo superior.

Este movimiento tiene raíces antiguas. En muchos aspectos, representa una secularización de nociones y perspectivas tomadas de la metafísica cristiana, que han sido reconducidas hacia la vida profana tras haberlas vaciado de toda dimensión trascendente. En efecto, en el cristianismo se hallan en germen las grandes mutaciones donde han bebido las ideologías laicas de la era post-revolucionaria. El individualismo estaba ya presente en la noción de salvación individual y en la relación íntima privilegiada que el creyente mantiene con Dios, que prevalece sobre cualquier arraigo terrenal. El igualitarismo encuentra su fuente en la idea de que todos los hombres están llamados por igual a la redención, pues todos están igualmente dotados de un alma individual cuyo valor absoluto toda la humanidad comparte. El progresismo nace de la idea de que la historia posee un principio absoluto y un fin necesario, de modo que su desarrollo queda globalmente asociado al plan divino. El universalismo, finalmente, es la expresión natural de una religión que afirma poseer una verdad revelada, válida para todos los hombres, lo cual justifica el que se exija su conversión. La misma vida política se basa sobre conceptos teológicos secularizados. El cristianismo, actualmente reducido al estatuto de una opinión más entre otras posibles, ha sido víctima de este movimiento, que él puso en marcha a su propio pesar: en la historia de Occidente, el cristianismo habrá sido la religión de la salida de la religión.

Las diferentes escuelas filosóficas de la modernidad, concurrentes entre sí y ocasionalmente contradictorias en sus fundamentos, coinciden sin embargo en lo esencial: la idea de que existe una solución única y universalizable para todos los fenómenos sociales, morales y políticos. La humanidad es percibida como una suma de individuos racionales que por interés, por convicción moral, por simpatía o por miedo, está llamada a materializar su unidad en la historia. En esta perspectiva la diversidad del mundo se convierte en un obstáculo, y todo lo que diferencia a los hombres empieza a verse como accesorio o contingente, atrasado o peligroso. En la medida en que no ha sido sólamente un corpus doctrinal, sino también un modo de acción, la modernidad ha intentado por todos los medios arrancar a los hombres de sus vínculos singulares y específicos para someterlos a un modelo universal de asociación. El más eficaz ha demostrado ser el mercado.




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next