Parece ser que a vindeira victima dos "mercados" vai ser Hungria, pero cando a mafia, perdon...os "mercados" enfrontase o pobo e o poder politico a cousas poden cambiar, Islandia e o exemplo, parece que Hungria non vai ser presa facil.

 

HUNGRÍA, EL NACIONALISMO CONTRA LA CRISIS

El 22 de diciembre la agencia de ratting Standard´s and Poor´s rebajaba la nota que habitualmente daba a Hungría colocándola en nivel « BB+ », señalando que esa nota sería en breve « revisada a la baja ». Por su parte la Agencia Moody´s apoya esta decisión de sus colegas de Standard and Poor´s, señalando que “la incertidumbre sobre la capacidad del gobierno húngaro para logara sus resultados de consolidación presupuestaria”.  El gobierno húngaro calificó estos movimientos como lo que son:  “atraques financieros contra Hungría”.
La presión de los medios financieros contra Hungría no es nueva. El país magiar y su presidente el conservador  Víktor Orbán (FIDESZ) han  decidido mantener una política de distancia con el FMI y con las “recomendaciones” de los mercados internacionales,  reforzar la propia política industrial y el florín como moneda nacional. De hecho el primer ministro húngaro ha manifestado su intención de recortar los poderes del Magyar Nemzati Bank (la banca húngara) para someterla al poder político, al mismo tiempo que se ha reformado la Constitución húngara en sentido nacionalistas.  La reacción de la finanza internacional y de los euro-mundialistas de la UE no se hizo esperar y además de lo ya señalado, tanto el BCE como el FMI han advertido que “algunos aspectos de las nuevas leyes húngaras recortan el poder de la banca magiar, lo que es motivo de inquietud”.
Los mercados pretende impedir que en zonas claves para el equilibrio europeo, como es el espacio danubiano, se instalen políticas económicas que actúen en clave nacional y al margen de los dictados mundialistas. Por eso la advertencia de los agentes especulativos no van sólo contra Hungría sino contra cualquier otro país de la zona que pretenda seguir la senda de independencia nacional marcada por el Ejecutivo de Budapest.
El partido gubernamental, FIDEZ de tendencia nacional-conservadora cuanta actualmente con dos tercios de los diputados del Országház  (Parlamento húngaro) y su crecimiento político fue a costa de los socialdemócratas, convertidos en meras correas de transmisión del poder financiero internacional.
 Sin embargo FIDEZ pierde popularidad entre el electorado nacionalista, entre el que crece la formación JOBBIK, hasta situarse con cerca del 22% de intención de voto y segunda fuerza política. JOBBIK apela al sentimiento identitario, un valor muy arraigado en la conciencia magiar, y hace de su frontal oposición a la globalización, a los mercados y a la política de los Estados Unidos,  unos argumentos programáticos y políticos que calan profundamente en el electorado húngaro, al que además, JOBBIK,  asegura que no subirá los impuestos y que aplicará de forma rotunda y tajante la “prioridad nacional” a la hora de acceder al mercado laboral
Enric Ravello
Secretario de relaciones nacionales e internacionales  Plataforma per Catalunya