Hai uns dias os medios ocultaron unha verdadeira batalla en Bari (Italia) entre inmigrantes magrebies e a policia italiana, pero Londres no e Bari.

http://fr.novopress.info/93418/les-emeutiers-de-bari-sont-%C2%AB-des-professionnels-de-la-guerilla-%C2%BB/

Os medios inciden en chamarlle unicamente "revolta social", curiosamente os medios non europeos falan de "revolta racial"...e como en Francia falase de "jovenes" non da sua orixe.

O que politicamente correctos ocultan os medios e que estamos ante unha nova revolta de inmigrantes subvencionados....acabase a subvención empeza a violencia.

A solución : repatriación.

EP 09/08/2011

 

Los disturbios desatados el sábado en barrios de Londres se han extendido a las ciudades de Liverpool y Bristol, después de haberse detectado igualmente incidentes en las calles de Birmingham y de haberes propagado la violencia en otros barrios de la capital británico. En Liverpool (noroeste de Inglaterra) personas por identificar han prendido fuego a varios vehículos, según informa la Policía de la ciudad británica. Además se han producido otros daños materiales, como saqueos.

Horas antes se habían registrado altercados en los barrios londinenses de Ealing (oeste) y Camden (norte), hasta ahora en calma. Además los alborotadores, jóvenes encapuchados, estarían prendiendo fuego a edificios de Croydon, en el sur de la capital, y Clapham, donde se han producido saqueos contra tiendas y cajeros. En este último barrio hay un establecimiento que ha sido objeto de un incendio.

Los altercados comenzaron el sábado por la noche, en respuesta a la muerte el pasado jueves del joven de raza negra Mark Duggan a causa de los disparos realizados por las fuerzas de seguridad. Los saqueos e incendios a establecimientos y edificios han sido habituales durante las tres últimas noches en algunos barrios poblados por etnias minoritarias y ciudadanos de la comunidad negra.

Mientras en Bristol (sureste de la isla) jóvenes enmascarados han provocado disturbios en las calles de Saint Pauls. Decenas de policías antidisturbios persiguieron a un grupo de atacantes que lanzaban piedras y botellas y provocaban incendios en este barrio próximo al centro, informa el portal Bristol 24-7. Los alborotadores, también contados por decenas, colocaron contenedores en medio de las calles y reventaron las lunas de vehículos aparcados. No se registró ninguna confrontación física entre estos y los policías, pese a que los disturbios se prolongaron durante dos horas. El cuerpo policial emitió un comunicado en el que informaba de daños contra tiendas y vehículos, al tiempo que urgía a las personas que se encontraban en el centro de la ciudad a que abandonaran la zona y volvieran a sus hogares. "Hemos estado trabajando estrechamente con otras fuerzas y no toleraremos un comportamiento criminal como este", ha dicho el superintendente jefe Jon Stratford, quien advierte de que disponen de "un montón de unidades en servicio listas para responder" si la magnitud de los altercados se aproxima a la de los ocurridos en Londres. En un momento de la noche, la multitud gritó consignas contra los recortes en el sector público y el aumento del precio de las matrículas universitarias.

Curiosamente el parlamentario Kerry McCarthy, representante por Bristol Este, había escrito poco antes en Twitter: "Estad al tanto de la situación en Bristol, esperemos que continúe la calma y que la gente en las calles se dirija a sus casas. No necesitamos más disturbios por nuestra cuenta".

David Cameron regresa al Reino Unido por los disturbios

El primer ministro británico regresó anoche a Londres de sus vacaciones en la Toscana ante la gravedad de la ola de violencia desatada en la capital y presidirá a primer hora de la mañana una reunión del Gabinete de crisis del Gobierno, denominado Cobra

Cameron había sido criticado por seguir de vacaciones cuando la capital británica lleva tres días de disturbios, que han calcinado edificios, vehículos y tiendas en varios barrios y han provocado saqueos, por los que ha habido 215 detenciones.

También ha decidido interrumpir sus vacaciones por la crisis el alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, muy censurado por su ausencia de la capital que desde la medianoche del sábado vive una oleada de violencia callejera incontrolada. Regresó también a Londres la ministra de Interior, Theresa May, quien tras reunirse con la cúpula policial achacó los disturbios a "delincuentes" y dijo que "no hay excusa" para lo que está sucediendo.