Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2014.

Unha alianza entre o PP e a Igrexa Católica logran traer o ébola a España-

Pasou o que tiña que pasar.

Cando unha banda de incompetentes metese a facer "buenismo" e pensa mais en axudar aos misioneiros da Igrexa Católica (os "bos" por definición) que va a axudar o pobres africanos (os outros "bos" por definción, especialmente para beatas e progres multiculturais), en vez de pensar en termos Politicos e defender aos cidadans galegos e españois que lles pagan o sueldo e os avions para traer curas moribundos, os afectados son os de sempre: nos.


Agora temos un virus que ven de Africa ameazando a saude de todos, e a esquerda segue co "mantra " de abrir as fronteiras a todolos pobres do mundo....mentras os paises afectados en Africa as pechan loxicamente.


Para empezar a ministra de sanidade non debe dimitir, a debe cesar o presidente.


Se debe pechar a fronteira sur cos medios que fagan falta, entre ter humanidade cos de fora o salvar vidas aqui quedamonos co segundo.


Non se debe repatriar a ninguen que sea contaxiado, e moito menos a misioneiros e cooperantes que fan da "bondade" cos de fora  un xeito de vida e unha profesión.


E a orden de San Juan de Dios debe pagar os gastos da repatriación dos misioneiros contaxiados que trouxeron a enefermedade a Europa en en vez de morrer cos seus, porque os seus son os africanos.


IDEGA


"12 de Octubre , día de la Hispanidad"....nada que celebrar..

A "Hispanidad" real.....non temos nada que celebrar.

 




PODEMOSY LA “FOLLETINIZACIÓN DE LA POLÍTICA”: PABLO GONZÁLEZ OFELIPE IGLESIAS

PODEMOS Y LA “FOLLETINIZACIÓN DE LA POLÍTICA”: PABLO GONZÁLEZ OFELIPE IGLESIAS



 

(Un análisis de la profesora Ángeles Diez*, Doctora en CienciasPolíticas y Sociología, Profesora de la Universidad Complutense enMadrid)

Losúltimos acontecimientos políticos -la creciente conflictividadsocial, el ascenso de una fuerza política inexistente hasta laselecciones europeas, la abdicación del rey Juan Carlos en su hijo yel despliegue del Escudo antimisiles estadounidense en la basemilitar de Rota-, evocan la máxima marxista de que los hechos y personajes de la historia aparecen primero como tragedia y luego comofarsa.

Aunqueen el Estado español tragedia y farsa parecen entrelazarse sinmediar apenas un suspiro y las farsas, ¡ay… las farsas!, parecendarse de dos en dos.



Elascenso de Podemos no deja de recordarnos la meteórica ascensióndel PSOE, también en una época en la que la conflictividad socialiba increscendo,lo viejo no acababa de morir, lo nuevo no acaba de nacer, lacontinuidad del régimen estaba en cierta forma amenazada por ladeslegitimación del sistema político y los interesesgeoestratégicos del imperio estaban poco confortables en unescenario tan inestable.



Nosoy la primera que, percibiendo las analogías, habla de una SegundaTransición aunque la mayor parte de los discursos que interpretanlos acontecimientos actuales en esa clave suelen hacerlo a modo dejustificación de la necesidad de renovar, de nuevo, el sistemapolítico para garantizar la paz social, es decir, la estabilidad(económica y política) que nos saque de la crisis y nos lleve, denuevo, al imaginario paraíso socialdemócrata: más consumo, másclase media, más trabajo, más… Son pocos los que trascienden eldiscurso exitoso de la renovación del régimen de la primeratransición, ni siquiera desde posiciones de izquierdas.

Lasanalogías, que no identidades, son muchas pero lo que interesaanalizar es el grado de locura de una sociedad como la nuestra, a laque se le ofrecen las mismas respuestas a idénticos problemas yespera resultados distintos.



Estanueva entrega de Transición cuenta con personajes renovados, másjóvenes, más guapos y mejor preparados.

Unguión fiel a las profecías de las encuestas del CIS (Centro deinvestigaciones sociológicas) y en sintonía con la culturapreformativa postmoderna de unos jóvenes “sobradamentepreparados”.

Noen vano, cuajada de jóvenes profesionales en precario, la propuestapolítica de Podemos elabora un producto a la medida de losresultados de las investigaciones sociológicas de la Facultad deCiencias Políticas y Sociología, utiliza las asambleas de loscírculos a modo de “grupos de discusión” para su campaña depublicidad y los debates y críticas para ajustar el discurso y lapuesta en escena.

Delmismo modo, saca partido de mercancías tecnológicascomoAppgree, quemonitorean las redes sociales y que ya mostraron su gran eficacia encrear ilusión participativa en el programa de televisión GranHermano.

Desdela eclosión de las movilizaciones que arrancaron en el 2003 con elNoa la guerra hastael estallido del 15 de Mayo del 2011, lo que está en juego en Españaes la legitimidad del sistema político en su conjunto. No de unpartido en concreto, ni de una casta política o económica.

Laconfluencia de una crisis de legitimidad política y la necesidad deun cambio de modelo económico hacia mayores cuotas de explotacióndan lugar a que todas las fuerzas conservadoras se dirijan agarantizar la estabilidad. Especialmente en el ámbito político quees donde se juega la legitimidad, es decir, la aceptación o no delmodelo de explotación.

Sinesa estabilización parece difícil controlar a una población quehistóricamente se ha decantado bien por la revolución bien por elfascismo.

Demodo que, en estos momentos, del mismo modo que ocurrió en laprimera Transición, todas las fuerzas del mal se ponen a la tarea laestabilización o de la paz social.

Unsistema político, como un barco, puede desarrollar una estabilidadestática (cuando las aguas están tranquilas) o dinámica (cuandohay olas y viento). Cuando esas aguas son turbulentas, como en elmomento actual, la mejor opción parece ser cabalgar las olas, o lasmareas.



Estaopción supone apropiarse del discurso, es decir, contar historiasporque, en un mundo civilizado, todos saben que convencer es máseficaz que vencer (reprimir).

Ladictadura franquista, aun sin ser civilizada, no renunció a contarhistorias a través del NoDo, noticiero con el que recreaba un paísficticio; Felipe González no escatimó en recursos narrativosprometiendo sacarnos de la estructura militar de la OTAN (aunque conlengua de serpiente).



AhoraRTVE (Radio Televisión Española) toma el testigo del NoDo y ellíder de Podemos nos cuenta que sin ser de izquierdas ni de derechasse pueden cambiar las relaciones de poder.

Enel mundo de la política los relatos son los principales elementos deestabilización. Incluso si no son verosímiles basta con que sereconozca la sinceridad del que los emite o con apreciar que se tratade una buena actuación. El cinismo se hace consustancial al discursopolítico, pero también al discurso académico, y especialmente almediático.



Hoyla vida política está dominada por los storytelling ola“folletinización” quepermite a la clase política (la consolidada y la aspirante) conjurarla amenaza de muerte que los pueblos dictan en su contra desde elmismo momento en que son elegidos.

Apropiarsedel relato, de la lectura de los acontecimientos, es el principalpilar de la dominación. Pero también, la mejor forma de despejarlas calles y llevar de nuevo a las personas al sillón de su casadelante del televisor.



Comodijera la delegada del gobierno de Madrid, Cristina Cifuentes–refiriéndose a Podemos-, siya los antisistema han aceptado el sistema, bajará la conflictividadsocial y la gente no tiene por qué manifestarse.

Ciertamentela política contemporánea es apenas otra versión del intercambiode mercancías, los políticos se venden como marcas (la imagen) ylos electores se asemejan a los consumidores a los que se les vendenlos productos (partidos políticos) con relatos exitosos en folletospublicitarios (programas electorales).



Ganarunas elecciones es pues tan complicado o tan sencillo como acertar enla campaña de marketing y conseguir los recursos necesarios paralanzarla. Esto lo sabía ya Felipe González y lo saben aún mejorlos jóvenes expertos de Podemos.

Losestadounidenses son especialistas en esta “folletinización” dela vida política. No en vano las empresas de relaciones públicas-que es el nombre que reciben las empresas de comunicación quediseñan tanto campañas electorales como campañas de guerra-, juntocon las empresas de armas son las que mueven más dinero en el mundo.

Lacompetencia en el mercado de la política se disputa en el campo dela comunicación y como han demostrado James Carville (director de lacampaña de Bill Clinton), Kart Rove (el cerebro de Bush) y DavidAxelrod (conocido como el Narrador de Obama) la clave está en“conquistarla narración del mundo” .

Eneste campo no cabe duda de que las enseñanzasHollywood sondignas de tener en cuenta y nos sirven, a título de hipótesis, paraentender el éxito electoral (presente y futuro) de Podemos y paracomprender por qué, con el objetivo de la “estabilidad necesaria”,todas las fuerzas políticas se aproximan al patrón mediático deéxito que será también el del éxito electoral, y que lospublicistas estadounidenses resumen en:



1)Contar una historia,

2)ser breve,

3)ser emocional .



Dela misma forma que en la primera Transición el marketig electoralvino de la mano de Julio Feo, directivo de una empresa de publicidadnorteamericana, los nuevos tiempos también tienen como referencialas campañas estadounidenses.

Eneste caso, en la campaña de Obama de 2008 donde se consolidaron lasclaves de lo que ya son las campañas electorales de Europa, tal ycomo profetizaba el escritor Christian Salmon: dominio de laretórica, poder de escenificación, arte del relato y nuevastecnologías digitales.



Enesta segunda entrega de la Transición el nuevo partido, Podemos,extiende idénticas recetas: inevitabilidad de la aceptación de lasreglas del juego político, pragmatismo, desideologización (ni deizquierdas ni de derechas) y oportunidad.

Sóloresta por perfilar el difícil equilibrio entre la violencia quesupone reconocer el conflicto y apostar por la paz social.

Esprobable que la conflictividad social de finales de los setentallevara el germen de una verdadera revolución socialista –así loatestigua la inquietud de las instancias de poder, los viajes dePrado Colón de Carvajal (administrador privado del rey durante 20años) a EEUU, etc.

Encualquier caso, en ese momento, como entonces, la contención socialimplicaba un maquillaje político creíble, una figura joven y unproyecto emocional.



Se daba la necesidad de contener el conflicto social tanto por laderecha como por la izquierda.

Porla derecha se neutralizaría a los sectores fascistas con la figuradel rey Juan Carlos –elegido por Franco y personalmente interesadoen la continuidad del modelo-, por la izquierda, el PSOE sepresentaría como la opción más realista para conjurar los demoniosde una segunda guerra civil.



Elpríncipe Felipe convertido en Rey supone ahora un intento,precipitado, por relegitimar la monarquía, la ampliación deltratado de utilización de las bases de Rota y Morón se saca detodas las agendas mediáticas para no mentar la bicha del “Noa la Guerra” o“Noa la OTAN” ylos tecnoexpertos de Podemos despiertan, de nuevo, la ilusión de larenovación política.

Siguiendocon las analogías, tras la eclosión de las movilizaciones masivasdel 15M, las mareas, las marchas, el cuestionamiento deorganizaciones sindicales, partidos políticos, etc. hacíanvislumbrar la posibilidad de una ruptura de efectos imprevisibles.

Sinembargo, las dificultades para que toda esa movilización seconvirtiera en organización, la paradoja de una sociedad indignadapero no lo suficiente como para romper la baraja, han creado lascondiciones propicias para el triunfo de una tercera víaposibilista.

Elvotante-espectador quiere salir del shock pero sin coste, sin elinmenso esfuerzo de ser él el protagonista, el sujeto que es parte ytoma partido, el sujeto que no elude el conflicto y asume riesgos.



FelipeGonzález o Pablo Iglesias son figuras intercambiables de ese deseo.Como entonces, se establece el par ilusión-desafección. El públicoelude el conflicto real, prefiere verlo representado, de ahí eléxito de las Tertulias. Pero además la magnitud de la crisis haceurgente que algo cambie.



Paraunos, la situación personal es ya crítica, para otros, los jóvenes,presas del mal de la impaciencia y del mito edulcorado del mayo del68 es la oportunidad que no se puede desaprovechar, es el aquí yahora.

Lagente, dicen los promotores de Podemos, quiere “ganar ya”.Vivimos en un mundo virtual e instantáneo. El aquí y ahora seimponen sobre la durabilidad de los cambios, lo que Bauman llamael síndromede la impaciencia.

Igualque ocurre con el consumo de la comida precocinada se compra lo queantes había que hacer. Es decir, se opta por los atajos. La culturapostmoderna es la cultura del espectador, del mínimo esfuerzo y delcamino más corto.



Losjóvenes contemporáneos, educados y formados para desplegar lasvirtudes del consumidor (el consumo aparece como la tabla desalvación de la economía) son caracterizados a la perfección porBauman:

“Hoy,las ansiedades de los jóvenes y sus consecuentes sentimientos deinquietud e impaciencia, así como la urgencia por minimizar losriesgos, emanan por un lado de la aparente abundancia de opciones, ypor otro del temor a hacer una mala elección, o al menos a no hacer“la mejor disponible”; en otras palabras, del horror a pasar poralto una oportunidad maravillosa cuando aún hay tiempo (fugaz) paraaprovecharla” .


Estees el tipo mayoritario de jóvenes que se decantará por la nuevaopción electoral.

Porotro lado, en el caso de las generaciones que vivieron la primeraTransición emerge el sentimiento de “suúltima oportunidad”;conocen, porque la sufrieron, la experiencia del PSOE pero su momentovital les lleva a buscar-desear desesperadamente que ahora seadiferente.

Eneste sentido Podemos funciona como un antibiótico de amplio espectroproporciona alivio a varias generaciones.



Nocreo en las conspiraciones, ni que la realidad sea el resultadoprefijado de quienes teniendo en sus manos los hilos del poder nosmueven como marionetas.

Tampococreo que los sujetos que, en determinado momento son convertidos enprotagonistas, tengan un plan más allá de perseguir sus propiosintereses, o tal vez sus deseos.



Perosí se que, una mirada atenta y desprejuiciada nos permite encontrarun hilo narrativo, una explicación coherente de por qué pasan lascosas, quienes son los más interesados en que pasen de la forma enque pasan, cómo se promocionan y alimentan determinados procesosmientras que otros son bloqueados, silenciados y eliminados.

¿Porqué se vuelve tan relevante para la vida política y los medios decomunicación españoles un fenómeno como Podemos y por qué dejande ser importantes las movilizaciones de miles de personas en todo elEstado el 22 de Marzo?

¿Porqué es más relevante cualquier actuación mediática del líder dePodemos que el genocidio palestino? Preguntas como estas nos ayudan aencontrar la lógica interna que explica el devenir político-socialmás allá de los dimes y diretes del showtertulítico.

Comoseñaló también Marx en el 18Brumario: “Hoy, la sociedad parece haber retrocedido más alláde su punto de partida; en realidad, lo que ocurre es que tiene queempezar por crearse el punto de partida revolucionario, la situación,las relaciones, las condiciones, sin las cuales no adquiere uncarácter serio la revolución moderna” .



Crearun punto de partida no puede hacerse desde la aceptación de lasreglas del juego, tampoco desde la emoción etérea, ni siquieradesde la pura retórica, menos aún desde la butaca de nuestro salónque es donde están, en estos momentos, la mayoría de los futurosvotantes de Podemos.



Esperemosque los cientos de mujeres y hombres comprometidos y bienintencionados que se han prestado a filmar, producir, actuar yparticipar de diversas formas en esta nueva entrega de la Transiciónsean capaces de sobreponerse a la frustración y la impotencia, y queen algún momento, ojalá sea pronto, pueda retomarse la construcciónde un punto de partida que, si pretende resolver los problemasplanteados será dando soluciones distintas, es decir,revolucionarias.

Madrid29 de septiembre 2014


*ÁngelesDiez es Dra. en Ciencias Políticas y Sociología, profesora de laUniversidad Complutense de Madrid (UCM)

 

 




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next