Que un violador e atracador sexa condeado a unha sinxela multa dice moito do noso sistema legal, nin carcere ni expulsion do territorio da UE.

El violador de una vecina de Matogrande evita ir a prisión a cambio de pagar una multa

El caso se archivó en 2003 y se reabrió 9 años después porque el imputado fue detenido y, al cruzar los datos, se comprobó que su ADN coincidía con el del autor de la agresión

A Coruña 18.06.2014 | 00:49
 El condenado, ayer, en la Audiencia Provincial de A Coruña. carlos pardellas
El condenado, ayer, en la Audiencia Provincial de A Coruña. carlos pardellas

El hombre que violó a una vecina de Matogrande en el portal de su casa el día 1 de enero de 2003 evitó ayer ingresar en prisión. El procesado, que reconoció los hechos, aceptó el acuerdo al que llegó su abogado con el fiscal. Así, admitió ser sentenciado a dos años de cárcel y a pagar una multa de 1.960 euros y una indemnización de 7.000 euros a la víctima. El imputado eludió ir a prisión porque la condena no supera los dos años y carece de antecedentes penales.

La Fiscalía solicitaba en su escrito de calificación que fuese penado con 15 años y 4 meses, pero ayer llegó a un pacto con el letrado defensor. El representante del Ministerio público no tuvo más remedio que tener en cuenta la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas, ya que los hechos sucedieron en 2003. El caso se archivó dos meses después, pero nueve años más tarde se reabrió porque el imputado fue arrestado como posible autor de un delito de robo. Al hacerle pruebas de ADN y cruzar el resultado con las bases de datos de la policía, se comprobó que el perfil genético coincidía con el de la sangre y las prendas que había aportado en su día la víctima de la violación. El Supremo establece que la prueba de ADN debe practicarse siempre en presencia de un abogado y, en este caso, según fuentes cercanas a la investigación, el procedimiento ejecutado por la Policía Nacional fue dudoso, por lo que había riesgo de que el procesado fuese absuelto si se celebrase el juicio. El fiscal, por tanto, aceptó que el tribunal le impusiese dos años de cárcel, una multa de 1.960 euros y el pago de una indemnización de 7.000 euros a la víctima. El sospechoso, que en la actualidad reside en Toulouse con su esposa y una hija, realizará transferencias mensuales de 200 euros hasta satisfacer todo el importe de la multa y de la compensación a la afectada. Si no paga, ingresará en prisión.

El condenado, que es de origen argelino, admitió ayer que abordó a la mujer, la tiro al suelo, le arrancó las medias y la forzó a mantener relaciones sexuales, tapándole la boca para acallar sus gritos. Después, intentó obligarla a realizar otras prácticas sexuales, a lo que ella se resistió. Entonces, comenzó a propinarle patadas y golpes en distintas partes del cuerpo, para acabar agarrándole con fuerza por el cuello. Antes de escapar se apoderó de la cartera de la vecina de Matogrande, que contenía 70 euros.

Fonte: La Opinión de A Coruña