La Policía Nacional de Vigo sorprendió la pasada madrugada en una playa de Coruxo al primer grupo de furtivos de nacionalidad china localizado en Galicia. Los potentes focos de luz que utilizaban en las rocas de la playa de A Calzoa alertaron a los agentes de un coche patrulla que realizaba servicios de prevención por la zona y sorprendieron a los mariscadores ilegales con varios kilos de centollos, nécoras y camarones que ocultaban en un vehículo de alta gama, un Audi A-4 que tenían estacionado en las inmediaciones del arenal.

Los agentes de patrulla en el marco de la operación puesta en marcha este verano para la prevención de robos y posibles asaltos a parejas en vehículos en la zona costera, bajaron a la playa e identificaron a seis varones. Tras tomarles la filiación, todos ellos resultaron ser ciudadanos chinos con residencia legal en España y afincados en la demarcación viguesa, registraron el vehículo, en el que se incautaron del marisco que guardaban y que como estaba vivo fue devuelto allí mismo al mar por recomendación de la Policía Autonómica, a quien corresponde la lucha contra el furtivismo y que se ha hecho cargo de las diligencias.

La Policía Nacional levantó las correspondientes actas y denunció a los seis furtivos que tenían en su poder, además de numerosas capturas, las herramientas necesarias para faenar, como cañas, troeles, tridentes y demás utensilios.

La investigación de la Policía Autonómica tratará de esclarecer ahora los fines del marisco intervenido y si se trata de un grupo organizado. Si la mercancía se destinaba a la venta a restaurantes se dará parte a la Consellería de Sanidad. En principio los seis se enfrentan a un expediente administrativo que acarrearía una pequeña sanción económica por parte de la Consellería de Pesca al tratarse de la primera denuncia contra ellos. En caso de reincidencia la multa se dispara.

Miguel Rosales, presidente de la Asociación de Mariscadores Ría de Vigo alertaba ayer de que este grupo, entre los que no figura ningún español, "tienen que tener experiencia para ir por su cuenta. Estoy convencido de que no es la primera vez que lo hacen y han tenido que aprender con alguien de aquí. Temo que sean furtivos por encargo. Habrá que esclarecer qué iban a hacer con el marisco, por si también existe un problema sanitario". Confía que la sanción que imponga la consellería de Pesca sirva de escarmiento. "Los furtivos suelen ser marineros con licencia que faenan de forma ilegal. En este caso ninguno tiene carné y confiemos que sea un caso aislado porque esta actividad podría extenderse entre el colectivo chino, que es muy obediente en el campo laboral", advierte.

Fonte Faro de Vigo