Michael Shepard a la misma hora en que el Barclays anunciaba unos beneficios de 5.900 millones de libras (unos 7.000 millones de euros) cancelaba su cuenta corriente de poco más de mil libras en señal de protesta.

No quiero ser parte de esta cultura, quiero que me devuelvan hasta el último penique”, alegaba el profesor de 35 años. “No me gusta en que mi banco invierta mi dinero en armamentos o en asuntos sucios. Pero ahora me han dado la excusa definitiva: no quiero que mis ahorros vayan a engordar los “bonus” millonarios que se reparten los banqueros”.

Tras él, unos cuarenta clientes del Barclays acudieron a la sucursal del Southhampton Row con la misma pretensión: cancelar sus cuentas. “La verdad es que llevaba tiempo queriendo dejar el Barclays, voy a experimentar una tremenda sensación de alivio”, expresaba Leomi Potter, de 25 años y también profesora.

En la cola -aunque sin intereses en el banco- se encontraba Jessica Sinclair Taylor, quien desplegó la pancarta de “ Move Your Money”, la campaña que incita a mover tu dinero de los grandes bancos y desviar tus ahorros a la banca ética, a las mutuas o a las cajas de ahorro. La iniciativa acaba de emprenderse en Gran Bretaña, aunque lleva ya más de dos años circulando en Estados Unidos, donde se calcula que más de 10 millones de clientes han cancelado sus cuentas en los grandes bancos.

¿Qué puede hacer el ciudadano medio para cambiar el sistema financiero? La gente puede mover su dinero. Sacar el dinero de un banco es algo más que una acción simbólica, sostiene Jessica Sinclair Taylor. “Nuestra idea es usar el poder colectivo que tenemos como ciudadanos para generar un cambio en el sistema. De alguna manera estamos votando con nuestro dinero para que el sector bancario, que fue el que nos arrastró a la crisis y luego recibió miles de millones de dinero público, cambie de una vez por todas”.

Michael Shepard, el profesor mileurista, ayudaba entre tanto a completar el cartel informativo a la entrada del banco, con especial hincapié en el reparto de las jugosas primas entre los directivos y empleados: 1.500 millones de libras.

El director ejecutivo del Barclays Bob Diamond, obtiene una prima que podría superar los 3 millones de libras, de modo que sus ingresos anuales estarán por encima de los 11 millones de libras (12 millones de euros). A eso le llaman paga antiausteridad.

Los grandes bancos siguen actuando como si nada, mientras somos los ciudadanos quienes pagamos el precio de la crisis”, se lamenta Porta Roelofs, estudiante universitaria, que la semana pasada retiró sus ahorros del Banco de Santander. “Lo cierto es que el banco me estaba exprimiendo, mientras que cada vez me cuesta más costearme los estudios. He metido mi dinero en el Cooperative Bank, porque me tratan mejor y al menos sé que tienen un compromiso ético”.

Como tantos otros, y pese a no ser clienta del Barclays, Porta entregó en la ventanilla la petición de Move Your Money, expresando su preocupación” y su frustración” por el funcionamiento del sistema bancario y anunciando que animará a sus familiares y amigos para que muevan su dinero a otro banco.

El cortejo monetario convocó no sólo la atención mediática a la puerta del Barclays, también la de decenas de londinenses. “Yo tengo una cuenta en ese banco, ¿es que se van a quedar con mi dinero?”, preguntó con un inquietud un paseante. “Tranquilo, te lo están quitando poco a poco”, respondió otro, “y se lo están repartiendo como beneficios”.