El control aéreo de A Coruña y Vigo recae en una firma con capital del Gobierno británico

Ferrovial se asoció con la que fue la Aena del Reino Unido

El proceso de liberalización del control aéreo iniciado por Aena para disminuir su alto coste desembocó ayer en la adjudicación definitiva a la empresa Ferronats del servicio de control de torre de los aeropuertos de Vigo y A Coruña. Esta firma está participada al 50 % por la empresa española Ferrovial y la británica NATS, pero los técnicos del Reino Unido tendrán mucho que decir a partir de ahora en la gestión del control aéreo en Peinador y A Coruña, pues es esta empresa asociada la que domina el ámbito técnico del tráfico aéreo. No obstante, un 4 % del capital de la antigua empresa pública del Reino Unido pertenece a la filial británica de Ferrovial (BA).

Además, en el consejo de administración de NATS (National Air Trafic Services) hay un socio de peso: el Gobierno del Reino Unido, que mantiene el control sobre el 49 % de una compañía pública que fue parcialmente privatizada en 1998.

La situación resultante es paradójica en apariencia: el Gobierno liberaliza el control aéreo pero este a su vez recae en una empresa con un socio que pertenecía al sector público del Reino Unido y sobre el que el Gobierno británico aún conserva una importante participación. En realidad, se trata de la que fue la Aena británica, aunque especializada en navegación aérea. «Por eso no es una privatización, sino una liberalización», matizan fuentes de Aena al respecto. Eso sí, el Gobierno de Cameron estudia deshacerse de una parte de su participación, aunque todavía no ha tomado una decisión sobre el asunto.

Fomento y Aena apuestan de esta manera por la experiencia en el sector de Ferrovial, que gestiona servicios aeroportuarios en seis aeropuertos británicos y uno chileno, y por el bagaje técnico de NATS, que cuenta en su plantilla con más de 2.000 controladores y gestiona más de dos millones de vuelos al año.

Esto no significa que los nuevos técnicos vayan a ser aportados solo por la compañía británica. Los 21 profesionales de Peinador y Alvedro tienen la opción de subrogarse a las nuevas condiciones de la compañía adjudicataria rescindiendo su contrato con Aena. Pero no parece que los contratos sean de la misma calidad que los actuales, pues la adjudicación del control de torre de 13 aeropuertos españoles supone un coste anual de 18,1 millones de euros frente a los 33,9 que gastaba Aena. En caso de negarse a entrar en la plantilla de Ferronats, la compañía pública les buscaría otro destino. La empresa adjudicataria, por otra parte, podría contratar a los profesionales de las dos promociones de controladores que ha formado la empresa pública Senasa.

En Aena no pueden dar una fecha aproximada sobre cuándo se producirá el cambio de gestión del control aéreo en los aeropuertos de Peinador y Alvedro. En primer lugar, Ferronats debe obtener la autorización de Aviación Civil para su función genérica de control aéreo y, en paralelo, la que le capacita para la gestión de cada torre, un proceso que será escalonado. Durante un tiempo coexistirán controladores de Aena con los que aporte Ferronats, que estarán en fase de formación. Este proceso durará un mínimo de seis meses.

9

 

Número de controladores en Peinador

Aparte de estos dos aeropuertos también se ha adjudicado a Ferronats Alicante, Valencia, Ibiza, Sabadell, Sevilla, Jerez, Melilla y Cuatro Vientos. La española Saerco llevará Lanzarote, Fuerteventura y La Palma.

 

Coexistencia. Los controladores de Aena convivirán con los que aporte Ferronats mientras estos últimos se forman.

 Cinco años. La duración del contrato del control aéreo es de cinco años, prorrogables tan solo por uno más.

12

 Número de controladores en Alvedro

Estos profesionales tienen la opción de aceptar las nuevas condiciones de Ferronats, que todos dan por hecho que serán peores. Si no rescinden el contrato con Aena, se les buscaría un nuevo destino.