Do mesmo periodico do anterior post, nova agresión, esta vez un grupo de sudamericanos agreden a un rapaz, coma sempre La Voz tenta quitarlle importancia se os delincuentes son inmigrantes, e a politica do medio de comunicaciòn de non "criminalizar", e decir non mentir pero omitir datos para que a xente non se dea de conta do que pasa....

 

Un menor residente en el municipio ourensano de O Barco de Valdeorras acabó en el hospital comarcal la noche de fiesta del sábado después de haber sido agredido por varios jóvenes minutos después de las dos y media de la madrugada.

Según la versión de la víctima (de 17 años), estaba caminando por una de las calles de la zona de marcha que frecuentan los más jóvenes, cuando varios jóvenes de origen sudamericano se abalanzaron sobre él sin mediar palabra. Además de recibir otros golpes, la víctima fue atacado con una botella en la cabeza.

El chaval trató de huir y, tras zafarse de sus agresores, se refugió en una cafetería cercana, cuyos responsables fueron los que dieron aviso a una ambulancia del 061. Tras ser atendido por los sanitarios en el propio local en un primer momento, fue trasladado al hospital comarcal de Valdeorras, ubicado a apenas medio kilómetro de distancia. El estado del joven no reviste gravedad. Hasta el lugar de los hechos se trasladaron también sendas patrullas de la Policía Local y de la Guardia Civil.

 

Unos hechos frecuentes

La agresión levantó una gran expectación en la zona de copas, en la que se concentraban cientos de jóvenes en la noche del sábado; sobre todo con la llegada de las sirenas.

A pesar del incidente, fuentes policiales constatan que las peleas (aunque frecuentes) de los fines de semana en la capital valdeorresa no suelen tener mayor trascendencia. Aún así, la intermediación de los agentes del orden suele ser habitual, y es por ello que en la zona se intensifican los controles de vigilancia las noches de los sábados (día en que se concentra la movida en O Barco).