Desde IDEGA compartimos a postura de Area Identitaria no referente o ataque a Libia, a guerra de Zapatero.

------------

Libia: por la neutralidad y la independencia de Europa

Los ejércitos "aliados" con las tropas de Obama y sus incondicionales seguidores británicos y franceses a la cabeza bombardean desde ayer Libia. En Gran Bretaña, Nick Griffin (BNP) ha tenido la valentía de declarar que esta guerra “no es para defender a los civiles, sino que es la guerra del combustible y del imperialismo neo-con”. Griffin que califica este ataque como de “locura total”, añade que se trata del “comienzo de una fea era, la del colonialismo energético y las guerras del petroleo”"Cameron y Clegg se han confabulado con los Estados Unidos y otros títeres del Nuevo Orden Mundial como Sarkozy para lanzar una guerra no provocada e ilegal contra un estado soberano” “Esta guerra no es por el interés de Gran Bretaña.”

Mientras Rusia se opone al ataque militar a Libia, otras voces discordantes se alzan en Europa. En Francia el Front Nacional en un comunicado oficial, declara que “ lamenta esta decisión de interferencia, no sólo porque es, una vez más, una violación del principio de soberanía que sustenta el derecho internacional, pero sobre todo porque en cuanto a las consecuencias geopolíticas en el Mediterráneo, una caída de Gaddafi será peor que su permanencia o un resultado puramente nacional de la guerra civil Libia” añadiendo que “La explosión de la migración a Europa es de esperar, debido a que el régimen todavía contribuía a limitar la presión de la migración en Italia”.

En Italia, con una opinión gubernamental dividida debido a los pactos con Libia, la Lega Nord recomienda al Consejo de Ministros prudencia y se posiciona claramente contra el ataque a Libia que viola los intereses energéticos italianos, avisando del caos migratorio que esta guerra provocará. Por su parte Gabriele Adinolfi, en su artículo “Italia en guerra contra si misma” publicado hoy en no-reporter, se hace eco de esta misma situación injusta y clama contra la hipócrita excusa de “defender civiles”, cuando en realidad se trata de tribus armadas sostenidas por los monárquicos egipcios que cederán los contratos petrolíferos a las potencias imperialistas en prejuicio de los intereses comerciales italianos. También alaba las políticas neutralistas del gobierno alemán y en su país de la Lega Nord. Pero sobre todo hace hincapié en la debilidad del Estado italiano y del resto de Estados europeos implicados que se plegan servilmente ante la prepotencia de potencias que siempre han actuado contra los intereses italianos y europeos poniendo en riesgo su seguridad e intereses en beneficio de políticas que le son ajenas.

Desde Area Identitaria, denunciamos la criminal toma de partido de los gobiernos europeos-entre los que destacamos al gobierno español- para apoyar la acción militar promovida por los poderes internacionales mediante el cauce de la ONU contra Libia. La ofensiva, claramente destinada a sostener a los insurgentes rebeldes que en futuro asegurarán los intereses energéticos de las potencias imperialistas y de sus políticos esclavos, los mismos que hace bien poco recibían al dictador libio con la mejor de sus sonrisas, no obedece tal como se nos ha contado a la defensa de la población civil libia. La población libia se haya dividida en virtud a políticas internas de índole tribal, y es un hecho que se trata de un enfrentamiento interno y de una sublevación provocada por intereses económicos mundialistas contra un sistema legítimo que intenta sofocarla mediante el uso de su ejército regular. Se trata pues de una agresión militar totalmente injustificada y mantenida con mentiras, pero que además no solo no reporta ningún beneficio a Europa sino que traerá consecuencias desastrosas. El posicionamiento contra el régimen libio sólo beneficia a ciertos intereses amparados por la oligarquías británica y francesa. De ningún modo a sus respetivos pueblos. La guerra en el mediterráneo, que deja claro quien manda en Europa, pone en peligro la seguridad de miles de europeos como ya ha advertido Gadhafi quien ante la matanza de civiles libios y la destrucción de hospitales por los ataques aliados ya se siente legitimado para atacar cualquier país occidental de la zona cuyo gobierno participe en esta agresión.

El mundialismo nos lleva a su guerra, con todas sus consecuencias. Europa tiene el deber de permanecer neutral en este conflicto. Servir a los intereses de las potencias mundialistas y a los intereses económicos de unos pocos, solo nos llevará a una mayor ruina económica, a la perdida de influencia en el mediterráneo, a la obligación de aceptar una mayor inmigración norteafricana, al peligro de atentados y agresiones desde el norte de África y a pagar las consecuencias de la desestabilización de este complicado espacio geoestratégico compartido. Se trata de una situación muy peligrosa para Europa fomentada por el brazo armado del Sistema con la complicidad servil de nuestros irresponsables gobernantes y políticos. Europa debe permanecer unida e independiente, solo pronta a utilizar sus armas de forma conjunta o a actuar politica y militarmente fuera de sus fronteras unicamente en defensa de los auténticos intereses de los pueblos europeos.


Area Identitaria