Salt (Girona), 17 ene (EFE).- La pasada noche ha sido la primera sin incidentes ni actos vandálicos en las calles de Salt desde la concentración del pasado día 14 ante la comisaría de la Policía Local para protestar por el accidente sufrido por un joven que huía de los agentes, ha informado a EFE un portavoz municipal

El aumento de efectivos policiales en este municipio, que ya fue escenario de incidentes hace menos de un año entre colectivos de inmigrantes y vecinos de la localidad, ha contribuido ha reconducir la situación.

Aquel conflicto derivó también en una mayor presencia de Mossos d'Esquadra para frenar una espiral que se ha desencadenado nuevamente, en esta ocasión como consecuencia del accidente sufrido por el joven, de origen magrebí, que huía de la policía y se precipitó desde un quinto piso.

La concentración del viernes derivó en actos vandálicos que se repitieron la noche siguiente con quema de vehículos que a la alcaldesa de Salt, Iolanda Pineda, le han llevado a recordar la situación vivida en París en 2005, cuando colectivos de inmigrantes residentes en los barrios marginales denominados 'banlieus' protestaron de forma similar por el fallecimiento de dos jóvenes cuando trataban de escapar de la policía.

Iolanda Pineda se reunirá hoy con representantes de los otros grupos municipales para analizar las actuaciones policiales y decidir posibles futuras acciones, aunque ha anunciado que el encuentro tendrá lugar a puerta cerrada y sin declaraciones posteriores a la prensa.

En declaraciones a la prensa, Pineda ha denunciado que la concentración del viernes y los sucesos posteriores respondían a un patrón organizado y que algunos de los protagonistas de los altercados provenían de otros municipios.

La alcaldesa intuye que hay intereses para que haya incidentes en Salt y ha confirmado que se investiga la identidad y la procedencia de esas personas, que supuestamente organizaron a los menores en la quema de contenedores de basura y vehículos.

Este municipio había sido también noticia la pasada semana, después de que el Ayuntamiento se plantease que se retirase la Renta Mínima de Inserción a las personas denunciadas por incivismo.

Anteriormente, el consistorio de Salt ya había aprobado solicitar que la concesión de permisos de residencia y de reagrupación familiar precisara de un informe positivo de la administración local que pudiese vetarlos en caso de que el demandante hubiese protagonizado también actitudes incívicas.